No hace falta que vayas al mercado a comprar la última crema de una marca conocida: quédate leyendo los consejos de belleza que te propone iMujer y verás que te alcanzan y sobran para crear una rutina que te asegure una piel perfecta, luminosa, suave, hidratada y, ¡envidiable!

En esta ocasión vas a encontrarte con 10 sencillisimos trucos para una piel perfecta, digamos, los mandamientos que toda mujer debe seguir para tener la piel perfecta que siempre deseó.

Sé cuidadosa

Quizás decir esto parezca una obviedad. Sin embargo, en el cuidado de la piel…¡debes ser más que cuidadosa! No uses lociones limpiadoras o exfoliantes faciales con mucha cantidad de ácido, por ejemplo, pues resecan demasiado la piel. Elige con atención los productos más adecuados para tu tipo de piel y, siempre que puedas, opta por soluciones naturales.

Lava tu rostro con miel

La miel es un ingrediente natural muy efectivo para la belleza de la piel, así que en lugar de utilizar una loción limpiadora o agua y jabón especial para quitar las impurezas, toma un frasco de miel y aplica un poco de ella en el rostro. ¡Haz la prueba! Notarás que tu piel queda naturalmente limpia y suave.

Enjuaga tu rostro con agua fría

Cuando apenas te levantes y vayas al baño a mojarte la cara para despertarte…¡usa agua fría! La temperatura baja del agua no solo es la más indicada para despabilarnos rápidamente sino también para promover una mejor humectación en la piel y cerrar los poros. El agua caliente, de lo contrario, la vuelve más seca y escamosa.

Utiliza aceites vegetales

Otros ingredientes naturales fantásticos para tener una piel perfecta son los aceites vegetales, como el aceite de almendras, el aceite de rosa mosqueta, el aceite de coco, el aceite de oliva… Estos productos hidratan, limpian y suavizan la piel de manera inofensiva, natural y, por supuesto, económica. ¡Son de lo mejor!

¡Muévete!

El ejercicio es uno de los mejores hábitos para tener una mejor salud, un cuerpo espectacular y, ¡una piel hermosa! Porque cuando transpiramos, liberamos toxinas y se oxigenan nuestras células.

¿Te cuento algo de mi propia experiencia? A los pocos días de hacer ejercicio dos veces a la semana, noté que el aspecto de mi piel se veía más limpio y suave. ¡En serio!

Si no puedes ir al gym, sal a caminar, a correr, anda en bicicleta, practica algún deporte, o lo que más te guste. La clave es poner el cuerpo en movimiento, quemar calorías, liberar tensiones. En otras palabras, sudar, sudar y… sudar.

Cepilla tu piel en seco

¿Nunca te has hecho un body brushing o un cepillado de piel en seco? Este hábito de belleza es genial para tener una piel radiante de adentro hacia afuera, pues se deshace de la piel seca y muerta, aumenta la circulación y drenaje de los ganglios linfáticos (sí, ¡también te sirve para prevenir la celulitis!).

Antes de bañarte, cepilla tu piel desde los pies hasta el pecho con un cepillo especial que puedes encontrar en cualquier tienda local o quizás en tu farmacia más cercana.

 

Fuente: vix.com